Bruxismo infantil: Qué es y cómo tratarlo

 -  -  6


El bruxismo es un trastorno que provoca que apretemos la mandíbula o rechinemos los dientes de forma involuntaria. Generalmente se da durante la noche y provoca que desgastemos nuestros dientes al apretarlos unos contra otros.

¿Qué es el bruxismo infantil?

El bruxismo infantil o el rechinar de dientes se produce porque los niños aprietan la mandíbula fuertemente, lo que se conoce como bruxismo central. También existe el bruxismo excéntrico, que consiste en el roce de los dientes superiores contra los inferiores, haciendo que se escuche un rechinar de dientes difícil de reproducir.

El bruxismo suele darse por las noches más que durante el día y suele ser de forma involuntaria. Es un hábito que suele aparecer entre los 4 y 6 años y se estima que cerca del 80% de los niños lo han sufrido alguna vez.

niña dentista

¿Qué problemas causa el bruxismo infantil?

Debido al rechine de dientes que produce el bruxismo en los niños, es habitual que se produzca un desgaste de los dientes, ya que al estar apretándolos y frotándolos, su esmalte se desgastará y puede llegar a provocar enfermedades de encías.

Los niños pueden llegar a sufrir una pérdida precoz de los dientes o una sobrecarga de las articulaciones de la mandíbula, así como dolor de cabeza y oídos.

niña con dentista

¿A qué se debe?

Uno de los motivos principales es el crecimiento de los músculos y huesos faciales, al ser algo normal en el cuerpo humano, no deberíamos de preocuparnos demasiado. Este bruxismo debería de desaparecer tras la salida de los segundos molares y los incisivos permanentes.

Otras de las causas por las que un niño puede sufrir bruxismo está relacionada con el estrés, generado por una sobrecarga de trabajo en la escuela, hiperactividad, demasiadas actividades extraescolares, bullying, la separación de sus padres u otros cambios importantes en su vida. También pueden darse motivos fisiológicos como la mala formación de los dientes.

niña sonriendo

¿Cómo frenar el bruxismo?

La mejor solución es que acudas a un especialista, que podrá detectar si el problema se debe a un motivo psicológico o fisiológico. Una de las soluciones más utilizadas es el uso de una férula de descarga, que hace que los dientes no estén en contacto. De esta forma el niño no rechinará los dientes y relajará los músculos de la mandíbula.

La mejor solución es evitar que ocurra el bruxismo en lugar de combatirlo cuando ya está presente, por lo que te recomendamos que tu hijo no haga deporte poco antes de dormir, vea la tele o juegue a videojuegos por las noches. Es preferible que se relaje hablando, leyendo o escuchando música tranquila.

6 recommended
comments icon 0 comments
0 notes
25 views
bookmark icon

Write a comment...

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *