Vida saludable

El senderismo como forma de conectar con nosotros

• Bookmarks: 3


La pandemia, un modo de vida menos acelerado y la vuelta de mucha gente al ambiente rural, hace que poco a poco, se esté recuperando la costumbre de pasear y mirar la vida de otra manera.

En muchos sentidos, la pandemia está provocando estragos en nuestra forma de vida. Quedarnos en casa continuamente, sumado a las nuevas formas de socializar y el teletrabajo, nos ha repercutido negativamente en muchos aspectos.

Sin embargo, este período ha sido una oportunidad para reflexionar y pensar sobre nuestra forma de vivir. Las ciudades, como en el caso de grandes urbes como Nueva York, albergaban un montón de vida, y con el confinamiento han quedado totalmente vacías, no solo de vida, sino también de habitantes.

Esto se debe a que lo que nos une y nos ata a estas grandes ciudades es el trabajo. Cuando todo esto empezó, en muchos aspectos, mucha gente volvió a sus pueblos, se movió a zonas más verdes, ya que el teletrabajo, junto a los elevadísimos precios de los alquileres, hacían innecesaria la estancia en estos lugares.

Desde las primeras fases de la desescalada, nos hemos lanzado a las calles en los horarios que podíamos para pasear, ver la puesta de sol, y pasar todo el tiempo fuera de casa posible. Este freno a nuestra frenética vida, ha provocado en muchos casos, replantearnos nuestras prioridades y la forma en la que pasamos nuestro tiempo de ocio.

Es aquí, desde la desconexión con nuestra rutina, donde aparece la conexión con nuestro alrededor. En mi caso, estar constantemente pegado a una pantalla durante más de 10 horas al día, entre teléfono y ordenador, ha hecho que vuelva a apreciar los paseos con la familia y el tiempo fuera de casa. Ir con mi grupo de amigos a hacer actividades al aire libre, hablando entre nosotros con un walkie, que pedimos a un servicio de alquiler de walkie talkies, hace darme cuenta de lo que desconectados que estábamos.

Consejos para un disfrutar fuera de casa

Todos tenemos muchsímas ganas de viajar, yo el primero, y si bien es cierto que que estamos un poco limitados en cuanto a desplazamientos, las cosas que te voy a recomendar no están en ningún sitio, están en ti.

  • Aprende a escuchar: No solo a la gente que te rodea, que también, sino al mundo en general. Sal a pasear, haz un poco de senderismo, escucha la naturaleza, el viento, las hojas, los ruidos de los animales… Piensa en qué has hecho a lo largo del día, cómo lo has llevado, cómo has tratado a la gente de tu alrededor, y si te has sentido en algún momento mal, qué podrías hacer para no volver a sentirte así.
  • Para: Sí, has leído bien, para. Incluso estando en casa, vivimos nuestra vida demasiado rápido, como si nuestro día a día fuese un pedido de una cadena de un restaurante de comida rápida. Y esto nos lleva a darnos cuenta de muchas cosas que suceden a nuestro alrededor, y que al estar pendiente de multitud de cosas al mismo tiempo, pasan por delnate de nuestros ojos sin pena ni gloria.

Puede que la pandemia, finalmente, no vaya a ser ese cambio y esa reflexión conjunta que necesitábamos, pero sí que es cierto que nos ha ayudadoa llevar un modo de vida menos frenético.

 

 

3 recommended
32 views
bookmark icon